NUMBER TWO / SPRING 1999

 

LOS OBJETOS DE MARCEL PROUST

Estela Ocampo (1995)

Proust ama los objetos. Los describe con minuciosidad, desplegando cada uno de sus detalles,
haciéndonos participar de la sensualidad que desprendes formas, colores, texturas, olores. No es solamente un ejercicio literario el que hay detrás de la descripción del mundo : cada uno de ellos encarna, encierra, horas vividas, impresiones, sensaciones, sentimientos. Es tiempo humano transmutado en materia. Por ello, igual que los personajes proustianos, conservamos el billete de entrada al museo que guarda aquella obra que nos ha fascinado o el caballito de madera de nuestra infancia. Con la esperanza de reencontrar la sensación, la impresión, el momento; con la esperanza que nuestro tiempo pueda alguna vez ser recuperado.

Carme Riera, con la sensibilidad proustiana, ha sabido captar la magia de los objetos. En sus estructuras la sugerencia plástica de cada objeto en sí mismo y la asociación, la continuidad, la oposición entre ellos es doblemente significativa : son bellamente autosuficientes y esencialmente alusivos al universa proustiano.
 

CLICK HERE TO GO TO THE TOP OF THIS PAGE

CLICK HERE TO GO TO THIS SECTION'S INDEX